El PO presenta proyecto de ley por copa de leche, aumento de asignaciones familiares y ayuda escolar

Río Gallegos, 28 de Mar. (ANA) .- El Partido Obrero (PO) presentó un proyecto de ley en la Legislatura con el fin de establecer a partir del presente ciclo lectivo, la obligatoriedad por parte del Estado Provincial, de garantizar la copa de leche que fuera establecida por ley provincial 0135 del año 1959, ampliando su cobertura a todos los alumnos de la Educación Secundaria Obligatoria.

También desde la izquierda pretende que se fije un aumento en un 100% los montos establecidos en el Decreto 3068/09, para todas las asignaciones familiares que determina el Art 1° de la Ley 1863 a percibir por los trabajadores Activos y Pasivos de la Administración Pública Provincial, Poder Legislativo, Entes Autárquicos y Sociedades del Estado, eliminando los topes salariales fijados por Decreto 2284/10; todo con retroactividad al 1° de enero de 2013.

Además el proyecto que es impulsado por los dirigentes Omar Latini, Juan Manuel Valentín, Miguel Del Plá proponen que los diputados determinen el aumento de los valores de la Ayuda Escolar por Educación Secundaria Obligatoria, con retroactividad al 01 de enero de 2013, de modo que equiparen los montos que se abonan por Ayuda Escolar para la Educación Primaria.

En sus fundamentos, el PO indica que como este año comienza la aplicación en Santa Cruz del llamado nuevo secundario han tomado la iniciativa de llevar adelante asambleas educativas abiertas a padres, docentes y alumnos, para analizar esta nueva situación.

Como aporte desde la izquierda que ayude a resolver los graves problemas que tiene la educación en Santa Cruz; “Venimos a presentar este proyecto de ley, surgido del debate de las asambleas abiertas convocadas por nuestro partido; convencidos de que es necesario dar una respuesta urgente a padres, docentes y alumnos”.

Señalan con respecto a la copa de leche, que actualmente “la legislación provincial que data de 1959, garantiza a través de convenios entre el Consejo Provincial de Educación y el Ministerio de Asuntos Sociales (hoy Ministerio de Desarrollo Social) la provisión (que no siempre se cumple) de la copa de leche a los establecimientos educativos que hoy se vuelven a denominar primarios. Miles de alumnos hoy se encontrarán en otro nivel educativo y en otros establecimientos, sin poder acceder a la citada copa de leche.
Es de público conocimiento las necesidades crecientes de las familias de trabajadores desocupados, tercerizados y con bajos salarios (EJ: municipios y administración publica provincial) donde solo se alcanza a cubrir dos de las comidas diarias”.

“Aún en hogares de ingresos medios y altos, el hábito del desayuno o la merienda se ha desdibujado, consolidando conductas alimenticias que han aumentado la obesidad, la hipertensión y la diabetes entre la población juvenil de nuestra Provincia. Desde el punto de vista fisiológico, la primera comida del día irrumpe en un período de ayuno muy prolongado: Las horas de sueño. Durante el sueño, muchas funciones cerebrales “se duermen” necesitando del aporte energético que les proveerá el desayuno para reactivarse durante el día. ¿Qué ocurre si no desayunamos? Algunas de las consecuencias de saltarse el desayuno son decaimiento, falta de concentración y mal humor, debido al déficit de glucosa -nuestro principal combustible energético- que produce el ayuno. Hay que recordar que a primera hora de la mañana el organismo lleva ya entre 8 y 10 horas sin recibir ningún alimento. La falta de glucosa empuja a nuestro cuerpo a quemar otras reservas energéticas, lo que causa múltiples alteraciones en el normal funcionamiento del organismo. En edades escolares, esto condiciona el aprendizaje y acarrea un descenso del rendimiento escolar, ya que la capacidad de locución o expresión, de memoria, de creatividad y de resolución de problemas quedan particularmente afectadas. Estas observaciones han sido verificadas tanto en niños que presentaban una alimentación equilibrada en su conjunto, como en niños que presentaban una alimentación insuficiente. Por todo ello, se puede considerar que el desayuno es un hábito alimentario que llega a condicionar el estado físico, psíquico y nutricional, pero no sólo de los niños y adolescentes, sino en personas de todas las edades”, señalan desde PO en los fundamentos del proyecto.

Deja una respuesta