Corte de Apelaciones ordenó retirar a perros callejeros en Coyhaique

PERROS - COYHAIQUE
Aysén, 22 de Sep. (ANA) .- La Corte de Apelaciones determinó que la Municipalidad de Coyhaique deberá retirar a todos los perros callejeros de la ciudad luego que una menor fuera mordida en la Plaza de Armas de esa ciudad. Los perros deberán ser retirados en un plazo máximo de siete días.

El hecho ocurrió en julio pasado, razón por la que los padres de la víctima presentaron un recurso contra el municipio y la Secretaría Regional Ministerial (Seremi) de Salud debido a las lesiones sufridas, las que derivaron en un esquema de vacunación antirrábica.

En una decisión unánime dada a conocer este martes, la sala acogió la acción judicial y entregó un plazo de siete días al municipio para retirar a los animales.

“Ambas instituciones han incumplido no sólo las facultades que las leyes les imponen sino que, además, han dejado de aplicar las mismas obligaciones que se han autoimpuesto como, además, los deberes que deben cumplir, por obligación legal y constitucional, en cuanto a la seguridad y cuidado, como garantes, para con las personas que transitan, circulan, deambulan o se transportan en la ciudad de Coyhaique”, se indica en el dictamen.

“La municipalidad de Coyhaique deberá proceder al retiro y custodia, en un plazo no mayor a siete días, de todos los canes que se encuentren en la Plaza de Armas, Plaza del Pionero y demás lugares de tránsito, vía y uso públicos”, recalcaron los jueces.

Junto a esto, el municipio “deberá proceder al retiro y custodia de los canes que se encuentren en los accesos a los establecimientos comerciales de toda la ciudad de Coyhaique, como de todas las poblaciones y barrios que la integran”.

El alcalde de Coyhaique, Alejandro Huala, explicó que no apelarán a la decisión y que se construirá un “canil improvisado” para mantener a los animales, transfiriendo fondos desde otras reparticiones.

Por otra parte, la Seremi de Salud de Aysén deberá dar estricto cumplimiento a la instrucción de la Circular B3/23, de junio del año 2010, de la Subsecretaría de Salud Pública, en orden a supervigilar que se observe y cumpla con el protocolo de denuncia de animales mordedores; supervisando y cautelando que el cien por ciento de las denuncias por dichos eventos les sean informados o notificados de parte de los servicios de salud, como asimismo, tomar todas y cada una de las providencias que al respecto su normativa le indica.

Finalmente, el fallo sostiene que las medidas ordenadas no requerirán desatender lo dispuesto por la Ley 20.380, relativa a la Protección de Animales.

Deja una respuesta