Chubut: La NASA llega para observar un asteroide que ayudaría a explicar el origen del Sistema Solar

Chubut, 13 de Jul. (ANA) .- Los 25 telescopios portátiles de precisión que permitirán observar al asteroide “MU69”, ubicado a unos 6000 millones de kilómetros, es decir 45 veces más que la distancia que hay entre la Tierra y el Sol, comenzaron a llegar hoy a la ciudad de Comodoro Rivadavia.
“El equipamiento y los técnicos que lo ensamblarán ya están en Comodoro y todo se va disponiendo para la observación del objeto celeste”, indicó Marcelo José Márquez, uno de los geólogos que lidera la actividad que está prevista, si las condiciones lo permiten, para el domingo y lunes próximos.

La delegación de astrónomos está integrada por 40 científicos de la Administración Nacional Aeronáutica (NASA) y 20 de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae), quienes “junto a los técnicos y encargados de la logística suman alrededor de 80 visitantes que ya están en terreno”, dijo Márquez.
Los miembros de la delegación de la NASA fueron amistosamente bautizados como “cazadores de sombras”, porque “persiguen ocultamientos estelares por todo el planeta, como en este caso, en el que un asteroide pasará por una estrella de magnitud importante que proyectará su sombra”, detalló.

“El paso de un objeto por una fuente de luz, en este caso el asteroide frente a la estrella, permitirá determinar la forma, el tamaño, ajustar la órbita y observar si alrededor tiene cuerpos rocosos, así como también saber si hay algún tipo de atmósfera y si tiene polvo cósmico”, indicó Márquez.
El objeto de estudio es un asteroide del Cinturón de Kuiper, al que en enero de 2019 llegará la sonda espacial de la NASA “New Horizons”, que partió hacia Plutón en 2015, por lo que la información recolectada durante estas observaciones servirá para mitigar el riesgo de la nave espacial que navega en los confines del sistema solar.

Los telescopios llegarán en dos camiones y ya se alquilaron 25 vehículos 4×4 para distribuirlos, previo ensamble y calibrado, en lugares apropiados para la observación, que deberán estar lejos de las rutas para no afectar la visibilidad.
Esos aparatos se distribuirán en lugares estratégicos a una distancia de 100 kilómetros en la “línea de sombra”, de manera que la imagen pueda ser tomada desde distintos ángulos.

Deja una respuesta