Aranguren defendió los cambios al proyecto de la obra de las represas de Santa Cruz

aranguren-represas
Río Gallegos, 20 de Jul. (ANA) .- El ministro de Energía de la Nación, Juan José Aranguren, defendió las modificaciones al proyecto original para la construcción de las represas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic, por entender que la iniciativa impulsada durante el kirchnerismo “era muy cara y no estaba completa”.
Aranguren se expresó así en la apertura de la audiencia pública que se realiza en el Congreso, para debatir la factibilidad de esas represas.
“De acá en adelante, todo proyecto hidroeléctrico tendrá la obligación de tener” audiencia pública, destacó el funcionario.

Aranguren comentó que al hacerse cargo del Ministerio, “encontramos un proyecto (para construir estas represas) que era muy caro y no estaba completo, un mecanismo de actualización de los costos de la obra contrario a la regulación vigente y un estudio de impacto ambiental ineficiente”.

El ministro sostuvo, por otra parte, que a principios de 2019 casi el 9% de toda la energía eléctrica consumida en el país “va a ser de fuentes renovables no convencionales”.
El gobierno modificó el proyecto original de ambas represas, que había sido elaborado por la administración anterior, de modo tal que ambas tendrán menos turbinas, menos cota y menos embalse, medidas que implicaron un ahorro de 1.300 millones de dólares.

Se estima que ambas represas generen 1.310 MW, lo que representará el 3% de la energía disponible a nivel nacional, con un pico máximo del 10%.
Aranguren también rechazó los términos de una denuncia penal contra el subsecretario de Energía Hidroeléctrica, Jorge Marcolini, a quien el senador Fernando Solanas acusa de “negociaciones incompatibles con la función pública” en la evaluación del impacto ambiental de las represas que se proyecta construir sobre el río Santa Cruz.
Al exponer en la audiencia pública que se lleva a cabo en el Senado para evaluar el impacto de esas represas, Aranguren afirmó que el “estudio expeditivo” hecho en 2006 por la empresa Iatasa, en la que trabajó Marcolini, “no era un estudio ambiental, sino un catálogo de proyectos realizados entre los años ’60 y ’80”.

Por su parte, el senador por Santa Cruz, Alfredo Martínez, quien ratificó su intención de avalar el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) sobre el nuevo proyecto de las represas, destacando que contempla el desacoplamiento del embalse Néstor Kirchner respecto del lago Argentino, por lo que no habría afectación.
También destacó la implementación, prevista, de un Plan de Gestión Ambiental, que permitirá la actualización de la Línea de Base y en consecuencia el ajuste y profundización del conocimiento de los procesos naturales.
En su alocución, Martínez opinó que “habiendo observado el informe de impacto ambiental, con las correspondientes medidas de compensación y la mitigación de algunos de los impactos más significativos, es que estoy convencido que hay que apoyar esta obra; por los empleos que va a generar, por la posibilidad de generar una energía limpia y por el desafío que nos supone a los santacruceños de empezar a tener algún tipo de obra que nos permita pensar en un proyecto de desarrollo de provincia a futuro”.

Deja una respuesta